Somos un grupo empresarial, con profesionales certificados de amplia experiencia en el sector, dedicado exclusivamente a la instalación de equipos frigoríficos industriales que funcionan con gas refrigerante CO2.

Son equipos y sistemas novedosos de los mejores fabricantes internacionales aptos para la industria química, petroquímica, farmacéutica, agroalimentaria, ganadera y pesquera.

A través de nuestro servicio de ingeniería podemos calcular y presupuestar cualquier proyecto que se necesite, desde pequeñas instalaciones comerciales hasta grandes instalaciones industriales con el correspondiente proyecto oficial visado.

Podemos definir únicamente los equipos frigoríficos adecuados a sus necesidades o proyectos integrales bajo el concepto llaves en mano.

Polígono 55 nº 25 – 43203 REUS

ingeniería

Los equipos frigoríficos que ofrecemos, desde los más pequeños hasta los más grandes, sirven para tener uno o varios servicios refrigerados simultáneos, es decir, con un solo equipo podemos enfriar diferentes zonas o procesos independientes.

Los equipos medianos y grandes también pueden ser para varias temperaturas, es decir, con un solo equipo se pueden obtener dos o tres temperaturas (según diseño) en diferentes zonas, aplicaciones o procesos con distintas necesidades.

Se puede diseñar un equipo para refrigerar productos congelados en una o varias zonas y al mismo tiempo para la conservación de géneros frescos en otras, también podríamos añadir a este mismo equipo la utilidad del aire acondicionado en verano y la bomba de calor en invierno.

Cuando se trata de obtener frío para un proceso industrial se puede llegar hasta una temperatura de – 40 ºC útiles con + 40 ºC de temperatura ambiente, también se puede optimizar el sistema aprovechando la recuperación de calor que nos brindan nuestros diseños, en general para calentar un caloportador a alta temperatura.

El diseño siempre está ajustado para obtener durante todo el año la máxima eficiencia energética del equipo frigorífico, en los equipos grandes se implementan subsistemas para mejorar todavía más el rendimiento estacional.

Se considera que el gas CO2 como fluido refrigerante casi no tiene impacto sobre el medio ambiente si lo comparamos con los demás gases frigoríficos convencionales que se vienen utilizando hasta la fecha.

Si que es cierto que la acumulación desmesurada en la atmósfera de este gas debido a la actividad industrial y humana junto con otros de más peligrosos está potenciando el efecto invernadero y con ello el cambio climático que todos notamos.

Al estar presente como fluido refrigerante en nuestros equipos e instalaciones frigoríficas evitamos que esté en el medio ambiente, si se escapa a la atmosfera lo volveremos a reponer.

Según la normativa actual, en España el RD 552/2019, es de alta seguridad para las personas, no se considera ni tóxico ni inflamable o explosivo bajo ninguna condición.

Es el gas refrigerante de alta seguridad que tiene el menor potencial de calentamiento atmosférico y que no agota la capa de ozono, los demás gases frigoríficos suelen tener centenares o miles de veces más poder contaminante.

El gas CO2 cuando se descompone en la atmósfera no libera sustancias toxicas o más contaminantes que el gas inicial, a diferencia de otros muchos gases nocivos.

El parámetro que mide el poder de calentamiento atmosférico de los gases es el PCA (GWP), sirve para comparar los distintos gases entre si para ver la afectación que tienen sobre el medio ambiente. PCA CO2 = 1.

Industria química

Los equipos frigoríficos destinados para un proceso industrial suelen generar agua enfriada a temperatura positiva (hasta cerca de 0 ºC) o temperatura negativa (hasta alrededor de – 80 ºC) si se utiliza un fluido anticongelante apropiado (los hay de distintas propiedades y características).

También se pueden enfriar directamente muchos de los líquidos presentes en la industria, siempre y cuando que sean compatibles con los materiales de los intercambiadores de calor, que suelen ser de acero inoxidable AISI-316.

En ambos casos se pueden obtener bajas o muy bajas temperaturas, de hasta – 40 ºC útiles en los equipos estándar, que es el límite práctico cuando se utiliza únicamente gas CO2 como refrigerante en el sistema frigorífico.

Con un líquido caloportador enfriado hasta una temperatura adecuada, también pueden refrigerarse gases de un proceso industrial, y si se tienen bajas o muy bajas temperaturas, estos gases se pueden licuar.

Una de las grandes ventajas de utilizar equipos frigoríficos con gas CO2 es que de forma simultánea a la producción de frío se puede obtener agua a alta temperatura, 90 ºC, para poderla utilizar en los procesos industriales o como calefacción.

Para ello se hace un diseño del equipo frigorífico con un sistema auxiliar de recuperación de calor a alta temperatura que aumenta la eficiencia energética global del equipo y sin coste energético adicional.

Instalación industrial grande

Instalación industrial mediana

Instalación comercial pequeña

Curiosidades

Un poco de historia de los refrigerantes y del gas CO2 para los equipos frigoríficos

El agua es el primer refrigerante usado por el ser humano desde tiempos remotos y hasta nuestros días.

Sobre el año 1600 se dejó constancia que una mezcla de nieve y sal común producía temperaturas más bajas que las del hielo por si solo.

En 1715 Daniel Fahrenheit utilizó nieve y nitrato amónico para obtener en la mezcla una baja temperatura que identificó con el 0º de la escala de su termómetro (0ºF=-17.8ºC).

Alrededor de 1750 William Cullen produjo hielo con evaporación mecánica utilizando agua como refrigerante.

En 1754 Joseph Priestley descubrió el amoniaco y el CO2.

En 1824 Sadi Carnot postula el ciclo termodinámico que lleva su nombre y que sigue cualquier máquina frigorifica.

En 1834 Jacob Perkins construyó una máquina de compresión de vapor que seguía el ciclo de refrigeración de Carnot usando éter.

En 1834 Emile Clapeyron desarrolla más los trabajos del ciclo de Sadi Carnot y lo representa en un diagrama termodinámico que lleva su nombre.

En 1850 hay la patente de Alexander Twining para usar CO2 como refrigerante.

En 1854 James Harrison instaló una de las primeras fabricas de hielo por compresión de vapor del éter.

En 1859 Ferdinard Carré construyó un sistema de absorción que utilizaba amoniaco y agua.

En 1872 T.S.C. Lowe introduce el CO2 como gas refrigerante.

En 1873 Carl Linde introdujo el compresor de vapor de amoniaco.

En 1874 Raoul-Pierre Pictet patenta un compresor con bióxido de azufre.

En 1878 Vincent utiliza el cloruro de metilo en los equipos frigoríficos de compresión de vapor.

En 1880 ya se utilizaba el CO2 como refrigerante y duró hasta los años 1950 para el transporte marítimo refrigerado.

En 1904 Richard Mollier publica el diagrama que lleva su nombre, que simplifica los cálculos para cualquier proceso termodinámico (plantas térmicas o nucleares, turbinas, compresores y sistemas de refrigeración).

En 1930 Thomas Midgley empieza a desarrollar la industria de los refrigerantes fluorados CFC, a finales de esa década el R12 ya era ampliamente utilizado en USA.

En España la introducción de los CFC fue mucho más tardía, en los años 40 todavía se seguía utilizando el R40 para las pequeñas aplicaciones

En 1974 los científicos Mario Molina y  Frank  Sherwood indican que hay gases que deterioran la capa de ozono.

En 1985 se establece el Convenio de Viena para la protección de la capa de ozono.

En 1988 el científico Gustav Lorentzen patenta un novedoso método para utilizar el gas CO2 de forma práctica en los equipos frigoríficos.

En 1989 entra en vigor el Protocolo de Montreal para la reducción y eliminación de los gases fluorados que agotan la capa de ozono.

En 1996 empieza la prohibición en Europa de la utilización de los CFC.

En 1997 el Protocolo de Kioto establece la reducción y eliminación de gases con efecto invernadero, entre ellos los gases fluorados HCFC y HFC.

En los años 2000 se vuelve a utilizar el CO2 como gas refrigerante al tener un nulo o muy bajo impacto sobre el medio ambiente.

En 2015 empieza la aplicación del reglamento UE 517/2014 (F-Gas) sobre la eliminación de los gases fluorados de efecto invernadero.

En 2015 salen al mercado equipos frigoríficos de avanzada tecnología con gas CO2 aptos para climas cálidos.

En 2022 el órgano de las NACIONES UNIDAS para el Cambio Climático IPCC publica el sexto informe de evaluación AR6 Cambio Climático: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad

Objetivos Globales SDGs de la ONU para el Cambio Climático IPCC 2022.